11 de mayo de 2007

Chiste rápido

En un reciente artículo de Eduard Punset publicado en el suplemento El Semanal, se habla del mecanismo mental que nos permite abstraernos de lo que nos rodea. Dicho mecanismo recibe el nombre de inhibidores latentes. Sin embargo, la creatividad parece que los deja de lado. David Langdon lo puso en tinta sobre papel al sentenciar: Las ideas humorísticas se logran mediante un proceso de divagación controlada. Es fácil vernos distraídos, divagando. Por ello, mientras estudiaba en la facultad, o atendía a conferencias, era capaz de crear pequeños monigotes o ideas que surgían en ese mismo instante. Yo suelo tener a mano papel y lápiz ya que he desperdiciado un montón de ideas que se me han ocurrido en un momento absurdo y que no he anotado. Pero a veces el papel del que dispongo es el dorso del mantel...