15 de diciembre de 2006

Qué malo es el currelo

Es verdad. Llevo semanas sin publicar nada. Recibí noticias de la inaguración en Antequera y las futuras exposiciones en otras ciudades (más detalles en la bitácora de la exposición). Pero estoy en pleno achuchón de trabajo. Transmutado en un brown-eater (léase comemarrones ) tengo sesiones maratonianas de trabajo para acabar un proyecto antes del lunes. Así que nada de nada.


Garabateo a ratos perdidos, así que lo único que puedo hacer es publicar el chiste de la exposición, y preparar alguno más que se quedó en la recámara para un nuevo concurso.