13 de noviembre de 2006

Viejos vicios...

Éste fin de semana me dejé el dinero en dos trabajos que quería leer hace ya tiempo. Shanna la diablesa de Frank Cho. Sí, lo he comprado por el guión, ¿pasa algo? Vale, vale, Cho se lo pasa bomba dibujando tías buenas -en bikini-, dinosaurios y gorilas. Pues en Shanna sólo falta uno de esos elementos. Y no es el bikini, ya que la versión española es la americana (censurada, claro). Un ejemplo de lápiz original de Cho sin censurar para la portada del número 6, una versión intermedia a color, y la versión definitiva.

Para compensar el subidón de testosterona, me compro Berlín, ciudad de piedras de Jason Lutes. Aún tengo que ir a cazar el ejemplar de Juego de manos del mismo autor que analiza Scott McCloud. Me lo estoy leyendo con gusto. Es denso, con una historia que da juego -el Berlín de finales de los años 20, la crisis, el nacionalsocialismo- y encima me gusta tratar de reconocer partes de esa ciudad en la que viví.